domingo, 4 de marzo de 2012

Mesa auxiliar recuperada I

   Os traigo una nueva pieza: una mesa auxiliar que llamó mi atención en cuanto la ví. Sé que puede parecer algo horrorosa, pasada de moda... pero eso es sólo un "efecto óptico" fruto de nuestra experiencia, en la que "creemos lo que vemos".
      Hay muchas formas de ver... ¡hasta se puede ver con los ojos cerrados! Es como a mí me gusta mirar por segunda vez los muebles; la primera los miro en el estado que me los encuentro, y así llegó esta mesa a mis manos:


   Cuando la miro de nuevo, "con los ojos cerrados" y la "veo en mi cabeza"... es cuando veo su gran potencial para convertirse en un diseño actual y único.
   ¿Qué pide esta pieza... más allá del "envoltorio" que la cubre desde que se fabricó?

    Las patas definen líneas torneadas, que en su parte inferior rematan en una especie de "garras" y en su parte superior reciben la estructura sobre la que se apoya el mármol; formando un conjunto de líneas limpias y suaves ¡Tiene muchas posibilidades!

        
   ¿Cómo te gustaría a ti esta pieza? Seguro que si cien personas diésemos nuestra propuesta surgirían al menos cien ideas diferentes. Incluso habría quien pensara que, sin dudarlo, la mejor opción es tirar la mesa y no le convenceríamos de lo contrario (...por ahora).
   En mi caso la opción de tirar esta mesa ¡¡no está contemplada!! La madera, que ha crecido desde la tierra, y a través del trabajo humano ha tomado esta espléndida forma, se encuentra en perfecto estado y no presenta polilla (carcoma); tampoco deterioros graves por golpes u otros. El mármol, extraído de la tierra, también tiene su propia historia. Este material que durante unos años vivió “deshonrado” en “composiciones decorativas” de muy dudoso gusto… merece más respeto. Pulido, es un material resistente como pocos para la superficie de una mesa, además de elegante por excelencia. Los tonos de esta piedra: gama blanco-gris- negro, están de plena actualidad.
   Cuanto más la miro más definido veo el resultado en mi mente. Y llego al punto en el que tengo claro qué voy a hacer con ella. Sobre esto quiero decir que a veces uno lo tiene claro, pero a la hora de hacerlo real no resulta lo que esperaba, o se le ocurre algo mucho mejor… a veces incluso que el color que ha elegido resulta ser un gran error... No hay problema, casi siempre hay solución, y la única faena será que resolverlo resulte algo más laborioso de lo previsto, dándonos un poco de trabajo extra. No temas ¡adelante!

QUÉ NECESITAS Y PARA QUÉ LO NECESITAS
1.- Disolvente o alcohol: para limpiar todo el mueble.2.- Trapo: Mejor que no suelte pelusillas, para limpiar con el disovente.
3.- Lija media / fina: Para lijar el mueble suavemente antes de aplicar la imprimación, a fin de facilitar la adhesión al soporte.
4.- Gesso: Imprimación.
5.- Pintura acrílica.
6.- Tratamientos de acabado: Cera, barniz al agua satinado…
7.- Mascarilla
POR DÓNDE EMPEZAR...
   Hay que limpiar el mueble en profundidad, con el paño impregnado de disolvente, frotar toda la superficie, hendiduras… También se puede emplear un cepillo (de uñas, de dientes...) para limpiar las tallas. Cuanto más a conciencia se hagan las “tareas de base” más trabajo nos ahorraremos posteriormente, ya que si queda alguna zona “sucia” la imprimación puede no adherirse al soporte correctamente, no cubriéndolo o desprendiéndose cuando estemos pintando. 
   Esta tarea es mejor realizarla en un espacio ventilado, para respirar al mínimo los gases del disolvente, y empleando una mascarilla de protección. También puede afectar a los ojos, por lo que emplear gafas tampoco está de más. ¡Ah! y los guantes, para no estropearos las manos (a mí se me olvidan de contínuo, y me acuerdo cuando me veo las manos).
   Una vez el mueble está limpio, y seco, procedemos a lijar la totalidad de la superficie. Como el tratamiento de base para la pintura va a ser con gesso, no es necesario que con el lijado se retire por completo el barniz o pintura que cubre la madera. Se trata de dar un lijado suave, que facilite la adhesión del gesso a la superficie de la pieza.
   El gesso es un producto que se emplea como base para la pintura; se podría decir que es una especie de "todoterreno" dentro de las imprimaciones. Hay de muchas marcas, y son más o menos líquidos/espesos, lo que variará levemente el proceso de aplicación, por lo que se recomienda seguir las instrucciones del fabricante, o adquirir el producto en una tienda especializada, donde informen del modo de aplicación. 
Mesa con la imprimación aplicada.
   ¿Cómo voy a pintarla? ¡Lo tengo "casi" decidido! Igual podía haber "soñado" algo menos laborioso... pero esta pieza merece renacer en todo su esplendor. Os voy a ir enseñando el proceso hasta llegar al resultado final ¡y espero que sea pronto!, pues cuando os lo presente significará que he terminado ¡¡por fin!!! Os prometo un resultado sorprendente (…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Encantada de que pases por este Desván. Deseo que te sientas motivad@ a volver ;)
¿Qué te gustaría encontrar en tu próxima visita?